miércoles, diciembre 18, 2013

Alemania como ejemplo y los Nacionalistas como tormento.

De las miles de cosas que deberíamos de exigir a los políticos me gustaría centrarme en dos:
A los que  tienen la suficiente inteligencia y cultura me gustaría pedirles que no nos  mientan y a los que no la tienen  que se informen o al menos callen, porque, como dijo Groucho Marx "Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente"
Alfred Bosch

Si me prestáis dos minutos de atención me explico.

Alfred Bosch portavoz de ERC en el Congreso de los diputados parece que  tiene fijación con comparar el proceso de consulta en Escocia con el de Cataluña. Brevemente le expondré algo que ya sabe, porque tonto no es, pero no ceja en el empeño de querer demostrar que los Españoles sí lo somos.

Cataluña como así reza en la Constitución Española es una parte del Estado a la que se le reconoce  y "garantiza" el derecho a la AUTONOMÍA.

Escocia por su parte, forma parte del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte,  que a su vez es un ESTADO UNITARIO comprendido por cuatro países constituyentes: Escocia, Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte, con tres administraciones nacionales descentralizadas. Y lo es así desde que en 1707 (posteriormente en 1800 se incorporaría Irlanda) el parlamento Ingles y el Escoces firman el Acta de Unión creando un nuevo Reino, que existía de facto desde que en 1603 Jacobo VI de Escocia se convirtiera también en rey de Inglaterra, bajo el nombre de Jacobo I.

Esto unido a que en Gran Bretaña no existe una constitución como tal, que impida que una NACIÓN QUE LIBREMENTE SE HA UNIDO  A OTRA PARA FUNDAR UN ESTADO ÚNICO, decida si quiere continuar manteniendo este acuerdo, el parecido con lo que llaman la "realidad de Cataluña", comienza y termina en que tanto España como el Reino Unido son dos Monarquías Parlamentarias.

La referencia a Alemania cobra sentido no sólo por la última lección que ha dado con la unión de sus dos grandes partidos para dejar las peleas a un lado y luchar por el futuro de su país. Tiene sentido también en la concepción de lo que debería de ser el Estado que tenían los intelectuales y políticos del romanticismo en siglo XIX .
Ante una Europa dividida y con la reciente y poco edificante experiencia de la Europa Napoleónica, la idea del Imperio Alemán comienza a germinar como idea de Estado. Pero no desde la perspectiva de destruir la Confederación del Rin creada por Napoleón que estaba formada por 38 estados, para desmembrarla en los más de 300 que integraban el Sacro Imperio Romano Germánico antes de la conquista napoleónica.

Lo necesario e inteligente era convertirse en un estado fuerte y los intelectuales ayudaron mucho en este aspecto con su visión Medieval del Imperio, tomando la mitología antigua, los poemas épicos y la tradición como fuente, para construir un pasado común de esplendor y valores que conformaban lo que posteriormente sería el Imperio Alemán. (no confundir con Hitler, que si bien era profundamente devoto de esta mitología, música, etc... presa de un fanatismo esquizoide manipulo este pasado de ideales "caballerescos", convirtiéndolos en una de las mayores infamias de la historia).

Ahora los nacionalistas sí tienen información, formación y recursos... por lo tanto al S.r Bosch y a los que juegan con los sentimientos ajenos para tener su "corralito" de poder, decirles que hoy disponemos de suficiente información y fondos documentales para asegurar que la realidad es la que es. Desde luego cada uno puede sentirse lo que quiera y como le apetezca, que para eso viven en un estado de derecho, pero al final la Justicia no tiene que entender de interpretaciones,sentimientos o emociones y si mucho de legalidad,  documentos y razones.